Empresas proveerán mejor servicio telefónico de alta velocidad a las personas sin conexión alrededor del mundo.

Se nos ha dicho que la internet espacial llegará pronto, cortesía de SpaceX de Elon Musk o de la iniciativa rival de OneWeb de Greg Wyler.

Ambas compañías tienen intenciones de rodear la tierra con miles de satélites posicionados en órbitas relativamente bajas. Esos satélites transmitirán internet desde los cielos y darán a todas las personas —no solo a los habitantes de las ciudades bien conectadas— acceso de alta velocidad a la Web.

OneWeb cree que esta internet espacial debería llegar en 2019; SpaceX de Musk hipotéticamente brindaría un servicio similar aproximadamente en la misma época.

Pero la cuestión es esta: el internet espacial ya existe. No se oye hablar de ella con tanta frecuencia porque la compañía que la ofrece, O3b Networks, no está bajo el mando de una tecno-celebridad llamada Musk o de un radical como Wyler. Sin embargo, O3b opera una red de 12 satélites de internet desde hace meses.

El nombre O3b significa “the other 3 billion” (los otros tres mil millones), lo que habla de la aspiración de la compañía de brindar acceso de alta velocidad a internet a la parte de la población mundial a la que no se puede llegar de manera eficaz por medio de cables de fibra óptica.

Los satélites de O3b orbitan a unas cinco mil millas (ocho mil kilómetros) de la tierra —mucho más cerca de los clientes que los satélites anteriores que intentaron dar servicios similares—, lo que permite transferir datos a velocidades cercanas a las de la internet de fibra óptica. Los clientes finales, a su vez, pueden usar todo lo que la Web tiene para ofrecer, incluidos los servicios de la nube más nuevos y avanzados y juegos online, sin sufrir demoras.

Interés de las islas

Hasta la fecha, las islas y los países situados cerca del Ecuador son los que más interés han mostrado en los servicios de O3b.

La compañía esta semana anunció acuerdos con Papúa Nueva Guinea, la Samoa estadounidense y Timor-Leste. O3b también tiene contrato con Royal Caribbean Cruises para ofrecer internet de alta velocidad en sus naves y acaba de dar a conocer un convenio con Emerging Markets Communications de Miami que llevará internet de alta velocidad a plataformas petroleras marinas y distantes.

O3b puede cubrir aproximadamente el setenta por ciento del planeta con sus sistemas, y su zona más favorable es la que rodea al Ecuador, donde hay una enorme cantidad de islas y regiones que necesitan velocidades de internet más altas. La desventaja es que el mercado de O3b se limita a estos clientes. La compañía no puede brindar un servicio verdaderamente global a todos sus clientes.

Tomado de: La prensa http://www.laprensa.com.ni/2015/07/06/tecnologia/1862142-internet-espacial